Menu
|

¿Existe algún mapa del mundo que sea 100% objetivo?

Mapa del mundo, Mapas y cartografías

¿Existe algún mapa del mundo que sea 100% objetivo?

¿Existe algún mapa del mundo que sea 100% objetivo?



Cuando vemos un mapa del mundo tendemos a pensar que se trata de una representación real, objetiva y exacta de nuestro planeta. Sin embargo, todos los mapas del mundo sin excepción están mal.

¿Pero cómo puede suceder esto? Pues la respuesta es sencilla, no es que seamos torpes haciendo mapas, es que es matemáticamente imposible representar la superficie de una esfera (3 dimensiones) en un plano (2 dimensiones) sin que se distorsione de alguna manera: bien en el tamaño de los territorios, en las distancias entre sí o en la forma de cada uno de ellos. El siguiente video de Vox Media explica este problema de una manera muy gráfica en su primer minuto:



Ante este dilema de cómo representar el mapa del mundo han surgido infinidad de proyecciones y propuestas de diferentes cartógrafos a lo largo de la historia, todas con sus inevitables imperfecciones. Repasamos algunos de los intentos más conocidos.

diferentes proyecciones cartograficas

La proyección de Mercator: el mapa del mundo más polémico



En 1569 Gerardus Mercator elaboró una de las proyecciones cartográficas más famosas y polémicas de todos los tiempos. Se trata de una proyección cilíndrica tangente al Ecuador, cuya principal característica es que permite conocer el rumbo que debemos tomar para llegar de un sitio a otro trazando líneas rectas e ininterrumpidas. Esto que hoy puede parecer una tontería en su día fue una auténtica revolución, ya que facilitó enormemente la tarea a los navegantes y marineros de la época en un momento histórico clave en este sentido -mediados del s.XVI-. De hecho es una proyección tan útil que plataformas como Google Maps, Bing Maps, OpenStreetMap o MapQuest todavía siguen usando una variante de este mapa del mundo.

proyeccion de Mercator mapa del mundo

Sin embargo, son muchos los que critican con razón que la proyección de Mercator no respeta las proporciones entre los territorios, distorsionando mucho las superficies terrestres. En la fantástica web de The True Size of podemos comprobar cómo en la proyección de Mercator los países se van distorsionando conforme se van acercando a los polos.

En este sentido, es muy curioso observar como Groenlandia, Rusia o Cánada están tremendamente desproporcionadas con respecto a países cercanos al Ecuador. Por ejemplo, Groenlandia parece tener la misma proporción de África, cuando ¡África es 14 veces más extensa! Para que os hagáis una idea de esta aberración con un territorio más abarcable para todos, en la siguiente imagen vemos cómo sería la forma de España si la colocáramos en los extremos del mapa del mundo de Mercator.

tamano de espana en Mercator

Este vídeo de BuzzFeed nos muestra otras comparaciones curiosas entre los tamaños de los países representados según la proyección de Mercator.


La proyección de Peters: igualando los territorios



Si el mapa de Mercator resulta hoy día tan polémico es porque hace más de cuarenta años, en 1974, Arno Peters se encargó de presentar su propia proyección cartográfica en respuesta a la habitual representación del mundo mediante la proyección de Mercator. La principal premisa de Peters era mostrar un mapa del mundo de áreas equivalentes, es decir, un mapa del mundo en el que las superficies de cada territorio se mantuvieran exactas y no estuvieran distorsionadas —aunque es cierto que no fue el primero en hacerlo, ya que James Gall lo describió en 1855—.

proyeccion de Peters

Pero la relevancia del mapa de Peters no se quedó en mostrar tan solo una proyección cartográfica alternativa, sino que su revisión iba más allá. Su proyección era una potente crítica contra-hegemónica que pretendía restaurar la discriminación cartográfica que habían sufrido durante cientos de años muchísimas naciones y territorios en el mundo.

Peters evidenció que tamaño y poder van de la mano, y que la representación del mundo tiene consecuencias inevitablemente ideológicas y para nada neutrales. Su potente discurso provocó una fuerte controversia en el mundo científico, ya que se cuestionaba de raíz la imparcialidad y la objetividad de los propios cartógrafos. Y aunque es cierto que su proyección también incurría en errores de cálculo —algunos países africanos aparecen el doble de extensos de como en realidad deberían— y sobre todo de forma —la forma de los continentes, aunque mantienen un área equivalente, también sufren graves distorsiones—, su mérito sin duda fue poner el foco en este cambio de percepción.

La repercusión del mapa del mundo de Peters fue tan considerable que instituciones como Naciones Unidas u Oxfam acabaron adoptando su proyección cartográfica de manera oficial, e incluso la polémica Peters vs. Mercator llegó a reflejarse incluso en televisión, con esta mítica secuencia en la serie “El ala Oeste de la Casa Blanca“.


Otros sesgos socioculturales:

¿Hacia dónde oriento el mapa?

De la crítica que Peters realizó a la proyección de Mercator se desprenden otras cuestiones que, puestos a revisar la forma en que representamos el mundo, deberíamos cuestionarnos de igual manera. Una de ellas es la pregunta de por qué en un mapa orientamos siempre el norte hacia arriba y el sur hacia abajo.

Y lo cierto es que no hay ninguna respuesta científica, pues esta decisión es totalmente arbitraria. De hecho si fuéramos un astronauta y pudiéramos ver La Tierra desde el espacio resultaría absurdo intentar situar un “arriba” o un “abajo”, ya que dependería de nuestra propia posición a la hora de observar el planeta.

la tierra desde el espacio

El problema se presenta nuevamente cuando los humanos tenemos la necesidad de representar esa esfera en un plano, y nos vemos obligado a tomar la decisión de colocar el norte y el sur en algún sitio. Así pues, el siguiente mapa, podría ser un ejemplo perfectamente correcto, aunque el norte esté abajo y el sur arriba.

mapamundi del reves

Si pensamos que está mal dibujado o está del revés nos equivocamos, el problema no es del mapa, el problema es nuestra percepción y nuestros sesgos. Como decíamos anteriormente, la asociación norte/arriba y sur/abajo es totalmente arbitraria.

¿Qué territorio coloco en el centro del mapa?

Otro problema que tienen los cartógrafos a la hora de plasmar el mapa del mundo en un plano es dónde colocar su centro. El globo terráqueo no posee un centro geográfico, por lo que la pregunta que surge es obvia: ¿Qué colocamos en el centro del mapa? ¿Estados Unidos? ¿Europa? ¿Rusia? Sin duda una ubicación central en un mapa del mundo es una posición de privilegio y que connota una mayor importancia con respecto a lo que se sitúa en los extremos, por tanto este es otro debate necesario que se abre a raíz de la crítica de Peters y que tiene mucho que ver con la visión etnocentrista del mundo que impera en nuestra sociedad occidental.

estados unidos en el centro del mapa

Entonces, ¿existe algún mapa que represente correctamente el mundo?



Pues lo cierto es que no. Como afirmó Alfred Korzybski: “El mapa no es el territorio” . Ninguna representación del mundo es objetiva o imparcial, y como tal, tan solo podemos intentar aplicar la mejor de las representaciones en función de la aplicación y de la intención que se le vaya a dar a cada mapa. Cada proyección posee sus propias características.

Si os habéis quedado con ganas de saber más, en los próximos artículos hablaremos de otro tipo de proyecciones cartográficas, como el Dymaxión de Buckminster Fuller, una interesantísima propuesta usada para un sinfín de aplicaciones. ¡Estad atentos!

Etiquetas: , , , , ,

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!